Asesores de AMLO: gente de Peña, Fox y Calderón

Dentro del selecto grupo de empresarios que AMLO reclutó como asesores, destaca la figura de Marcos Fastlicht Sakler, suegro de Emilio Azcárraga Jean, dueño de Televisa.

Fastlicht, un empresario inmobiliario presentado como un “filántropo y especialista en derechos humanos”, se benefició de grandes negocios en el Estado de México, durante el periodo en el que Enrique Peña Nieto estuvo al frente de la gobernatura.

En un reportaje especial publicado en la Revista Proceso el 25 de octubre de 2012, bajo el título “Corrupción: el Edomex ejemplo a seguir”, Arturo Chavarría, del Colegio de Arquitectos y Urbanistas del Estado de México denunció que los vínculos entre Peña Nieto y Televisa fueron más allá de los contratos publicitarios. Aprovechando su parentesco con el presidente del Consejo de Administración de Televisa, Fastlicht se adjudicó “jugosos negocios inmobiliarios en Huixquilucan”, como fue el desarrollo conocido como Bosque Real, uno de los más grandes y lujosos de América Latina, adquirido por una sociedad que lo incluyó junto a Marco Antonio Slim Domit, hijo de Carlos Slim.

El suegro de Azcarraga es señalado como quien recomendó a Alfredo Carrillo Chontkowsky, un abogado y empresario textilero que manejó el fondo financiero destinado a la operación publicitaria de la campaña de Enrique Peña Nieto en 2012, y que estuvo involucrado en los escándalos de las tarjetas Monex y Soriana.

Flastlicht tuvo además cargos en la administración pública durante los sexenios panistas. En el 2003, mientras Vicente Fox era presidente, fue miembro del Consejo de Participación Ciudadana de la Procuraduria General de la República, y en 2008 resultó electo presidente de dicho Consejo. Fue en ese periodo que su hijo, Adolfo Fastlicht Kurian, directivo del Grupo Golf & Resorts y presidente de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios, estuvo implicado en la “compra” de 377 hectáreas en Cancún, que el Fondo Nacional de Fomento al Turismo vendió a 71 pesos por metro cuadrado, un precio irrisorio para una de las zonas más caras del país.

Los vínculos con el PRI y el PAN, y el enriquecimiento bajo su cobijo, no son exclusivos de Fastlicht. En el comité asesor de AMLO también están empresarios del norte del país con características similares.

Alfonso Romo Garza, coordinador de la estrategia de AMLO hacia las elecciones presidenciales del 2018, pertenece a la familia que fuera encabezada por Eugenio Garza Sada, fundador del Grupo Monterrey. A fines de los años ´90 se asoció con Pedro Aspe quien llevó adelante la privatización bancaria en el país. Señalado por sus vínculos con el Opus Dei y los Legionarios de Cristo, Romo apoyó las candidaturas del Partido Acción Nacional en el 2000 y en el 2006.
Alfonso Romo es recordado por Seminis, empresa líder en el mercado internacional de semillas, que luego de los embates de los grupos ambientalistas vendió a Monsanto, y por financiar el Grupo Imagen, del cual fueron echados Carmen Aristegui y Javier Solórzano.

Adrián Rodriguez, Coordinador de Economía y Desarrollo de la campaña de AMLO tuvo distintos cargos directivos en empresas lideradas por Alfonso Romo -como la Cervecería Cuahtemoc y la Cigarrera La Moderna-, además de ser vicepresidente de la privada Universidad Metropolitana de Monterrey.

Miguel Torruco es otro de los ricos empresarios atraídos por AMLO para su equipo. El ex Secretario de Turismo de la Ciudad de México, quien llevó adelante la estrategia de Mancera y el PRD para transformar a la CdMx en una “ciudad 100% turística”, presentó en mayo del 2016 una declaración patrimonial por 63 millones de pesos. Torruco conquistó estrechos vínculos con la familia Slim -una de las grandes beneficiadas por los negocios inmobiliarios en la ciudad- cuando su hija se casó con Carlos Slim Jr.

También Esteban Moctezuma, presidente de Fundación Azteca y ex secretario de Gobernación de Ernesto Zedillo es parte de este equipo, como Coordinador de Desarrollo Social

Estos empresarios son parte fundamental del armado de la campaña de AMLO hacia el 2018, y tienen a su cargo la elaboración del programa y la estrategia del Morena. Con evidentes vínculos con el PRI, el PAN y el PRD bajo cuyo cobijo se enriquecieron, su designación no es casual y está dando mucho que hablar. El tabasqueño integra a su proyecto a personajes señalados como parte de la “mafia del poder” a la que señaló como responsable de sus derrotas en el 2006 y 2012.

Mientras millones de trabajadores y jóvenes consideran que el Morena es una alternativa frente a los partidos tradicionales, AMLO busca dar señales de “moderación” y “gobernabilidad” a la clase dominante, como las que presentó semanas atrás, cuando respaldó a Peña Nieto.

Al colocar a empresarios y personajes vinculados con las grandes televisoras y la casta política, envía una clara señal: su programa de gobierno, en caso de llegar a la presidencia, no cuestionará los intereses de las grandes empresas ni representará “un peligro para México”.

 

Fuente: Proceso, ElUniversal, AMLOSI,LaIzquierdaDiario

775 Total de Visitas 2 Conectados Hoy

Comenta aquí

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *