El “666” O EL CASO DEL MICRO CHIP

NUEVO SISTEMA APOCALIPTICO PARA EL CONTRO DE LAS PERSONAS Y DE SUS ACTIVIDADES

UN MISTERIOSO NÚMERO, SIN DUDA SIMBOLICO, APARECE CON INSISTENCIA EN EL APOCALIPSIS DE SAN JUAN, SE HA DICHO QUE LA MENCIONADA CIFRA JUGARÍA UN PAPEL PRINCIPAL EN EL FINAL DE LOS TIEMPOS, EN AQUELLOS MOMENTOS CRUCIALES EN QUE UNA FORMA DE CIVILIZACIÓN – VIEJA Y DECADENTE , SIN ESPÍRITU – CAE, AL TIEMPO QUE NACEN RENOVADAS FORMAS DE CULTURA. EN ESOS MOMENTOS SEGÚN EL LIBRO REVELADO, EL SISTEMA HERIDO DE MUERTE RECRUDECERÍA SUS MECANISMOS DE CONTROL SOBRE LAS PERSONAS. DE TAL SUERTE QUE “YA NADIE PUDIERA COMPRAR, NI VENDER” SIN LLEVAR LA CITADA MARCA. TODO PARECE INDICAR QUE SON LOS NUESTROS, LOS TIEMPOS CLAVES EN LOS QUE LA PROFECÍA HA COMENZADO YA HA CUMPLIRSE.

 Ya es obligatorio implantar un microchip programado con un número de identificación a los animales domésticos. De este modo, si un animal se pierde, es más fácil encontrarlo. No sería muy aventurado decir que es un buen sistema para identificar no sólo a los animales sino también a las personas. Se cree que para el año 2000, la población de la tierra alcanzará los 6,000 millones y que para el año 2050 se podría duplicar este número, con lo que parece necesario reorganizar los recursos y planificar la riqueza del planeta a fin de que pueda haber suficiente para todos. En un futuro cercano desaparecerán las fronteras y habrá libre circulación de personas por todo el mundo. Como siempre cualquier concesión a la libertad plantea un serio quebradero de cabezas a los gobiernos que de devanan los sesos para buscar soluciones para controlar a la gente. Con todo ese potencial humano circulando, ¿cómo es posible que vayan a controlar? El tipo de pasaporte y tarjeta de identidad actuales se están quedando anticuados. Se imponen otros medios ; y lo que parece más seguro es que será la electrónica la solución ideal para sustituirlos, tanto por su bajo coste como por su fácil modo de empleo. Pongámonos, pues, alerta. La cosa va en serio, muy en serio. No estamos ante una mera especulación, más propia de las sociedades delineadas por la ciencia-ficción. Es ya algo más que un proyecto el hecho de que se encuentre en estudio y en proyecto el diseño de microchips para personas. De esta forma no está muy lejano el día en que todos estemos bien identificados son códigos de barras e incluso, si ello fuera necesario (que lo será – ya lo veremos), con la grabación de nuestra procedencia, nuestra capacidad económica, carácter, tendencias, historial, estatus social y demás información interesada para los mecanismos fríos de control.

CHIP DE IDENTIFIACIÓN PERSONAL

microchip ¿Pero es en verdad tan fácil como parece? Hay quien dice que no sólo es posible, sino que ya está listo el microchip de identificación personal. Si la información fuera cierta, ¿qué tipo de documentación se ha incluido o se piensa incluir?.

Según sea el modelo del microchip podría modificar patrones de comportamiento mediante interferencia electrónica en los flujos naturales, desde las glándulas endócrinas a otros sistemas de respuesta humana. Asusta pensar en una implantación masiva de este intruso corporal violando los últimos reductos de intimidad que le quedan al ser humano. Cabría hacerse, además, otra pregunta: ¿Sería el mismo tipo de microchip el que se implantaría a todos indiscriminadamente o habría diferentes gamas conforme a los variados marcos de información preestablecida requerida sobre las personas agrupadas por colectivos?

Según la Asociación inglesa Freedom of Information Campaing (Campaña por la libertad de información), el papa Juan Pablo II pronunció una conferencia en Kenia el día 26 de junio de 1986 sobre cierto número de identificación para organizar el mundo del futuro. El papa hacía un desglose del contenido de este tipo de control en una serie de puntos, entre los que cabrían mencionar los siguientes: “nadie podrá comprar ni vender comida, ni siquiera sembrarla sin tener el número” y la advertencia de que “las personas que no quieran llevarlo o no estén de acuerdo con esta serie de medidas les acarrearán serias consecuencias”.

Todos los puntos tratados en esta conferencia se refieren a un número de identificación común para todo el mundo. Este hecho nos puede llevar a pensar en el capítulo 13 (ver. 18) del Apocalipsis de San Juan que termina con las siguientes palabras: “… Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la Bestia; porque es el número de hombre: y el número de ella, seiscientos sesenta y seis”. Sin duda la Bestia representa, entre otros, el capitalismo salvaje que domina esta sociedad y que el futuro dependerá de un sistema monetario único controlado por os banqueros más fuertes del planeta, y a punto de consolidar su apuesta por el llamado y, a la vez, sobrecogedor Estado Mundial. No es la primera vez que se ha relacionado este número con uno de identificación bancaria o con otros mecanismos de control más amplios. Lo que nos llama la atención ahora es, precisamente, ese hecho por el que el papa Karol Wojtyla ha dado un toque de atención al respecto. ¿Pretende él también, citándolo de pasada, leyendo entre líneas, dar un toque de atención sobre el mencionado número y su presumible varga negativa en relación a ese Nuevo Orden Mundial que se nos viene encima, aprovechando sus continuos viajes por el mundo?. 

EL “RAMBO CHIP”

El doctor Carl Sanders, ingeniero electrónico, inventor, escritor y asesor de varios departamentos del gobierno estadounidense fue nombrado en el año 1968 director de un equipo formado por más de cien científicos. El objeto de este grupo era investigar sobre el diseño de un microchip que sustituyera las funciones de la médula vertebral en aquellos casos en los que se fracturara. Los patrocinadores del equipo querían rentabilizar la inversión económica del proyecto y sugirieron al grupo que buscara otros usos posibles para ese microchip. En esta etapa Sanders ya sabía que la frecuencia del chip tenía una gran influencia sobre el comportamiento humano tal y como se trataba de probar en un proyecto relacionado con los veteranos de la guerra de Vietnam a los que se aplicaría el llamado “Rambo chip” cuya misión era aumentar la producción de adrenalina. Por otra parte. Sanders llegó a desarrollar otro chip que eliminara la señal eléctrica que envía la glándula pituitaria inductora de la producción de estrógenos. De esta forma, se conseguía en el sujeto una menopausia prematura independientemente de la edad que tuviera. Este microchip servía para los estudios de control de la natalidad y parece ser que ha sido experimentado con éxito en la India y otros países del Tercer Mundo. Otros dispositivos eliminaban el dolor de cabeza, las depresiones y corregían disfunciones sexuales como la impotencia o la frigidez.

En las últimas fases del proyecto, Sanders fue invitado por el gobierno norteamericano para que investigara sobre la posibilidad de emplear el microchip como soporte electrónico de datos de identificación de personas, algo parecido al ya empleado con los animales. El problema radica en cómo mantener constante la carga del microchip y de ese modo no perder los datos grabados. El circuito del microchip se recargaría gracias a los cambios de temperatura corporal. Sanders descubrió que habría dos lugares en el cuerpo humano donde la temperatura cambia con mayor frecuencia: la frente y la parte posterior de la mano, lugares ideales para la implantación del microchip.

De ser cierto este extremo, sería como para poner los pelos de punta al más pintado, porque el mismo capítulo 13 del Apocalipsis de San Juan, citado antes, dice lo siguiente en los versículos 16 y 17: “Y hacía que a todos a los pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos, se pusiese una marca en su mano derecha, o en sus frentes; y que ninguno pudiese comprar ó vender, sino el que tuviera la señal, o el nombre de la bestia, o el número de su nombre…”

EL CHIP Y EL APOCALIPSIS

666Hay más coincidencias que relacionan el microchip de Sanders con el apocalipsis. El microchip incorpora una batería microscópica de litio, a pesar de la no conformidad de su mentor con el uso de este tipo de batería debido a s gran toxicidad. Las quejas de Sanders no tuvieron eco ninguno ya que la NASA las estaba empleando con resultados espectaculares. Sin embargo no satisfecho con la reacción de la administración, el científico consultó con un experto en productos venenosos para saber qué pasaría si hubiera un escape de litio procedente de la batería. La respuesta fue clara y contundente: aparecerían en la piel unas úlceras o llagas muy dolorosas. De nuevo el Apocalipsis 16:2, venía a nuestro presente: “Y fue el primero, y derramó su copa sobre la tierra, y vino una plaga mala y dañosa sobre los hombres que tenían la señal de la bestia, y sobre los que adoraban su imagen”.

En las pruebas que se hicieron con el “Rambo Chip” sobre algunos veteranos del Vietnam, se detectaron estos problemas cutáneos en las espaldas de aquellos en los que se había producido alguna anomalía del chip.

En los últimos años de la década de los setenta Sanders “recibió” una llamada (según sus palabras) “de Dios”. Una voz misteriosa le dijo que abandonara sus trabajos y que se dedicara a extender la Palabra de Cristo por toda la tierra hablando de la segunda venida de Cristo que salvaría al mundo de la Bestia. Tras ese acontecimiento, Sanders se empeño en revelar los planes maquiavélicos del gobierno estadounidense y mostrar como el microchip es la marca de la bestia que menciona el texto evangélico. En el “mensaje” que recibió se le indicó que examinara la palabra “marca” en el 14:11 del Apocalipsis.

El significado original griego de la palabra “marca”, es Charagma que se define como un arañazo o grabado, pero también está relacionada con la palabra charax que significa “pinchar”. Es muy probable que San Juan viera “un objeto de punta afilada introduciendo algo debajo de la piel”. Meditando sobre el número “666”, Sanders, visualizó el número escrito, es decir, seiscientos sesenta y seis, en griego chi xi stigma. La palabra stigma significa pinchar; una marca grabada o pinchada a través de la piel. Así la palabra numérica “666” sería una marca.

 TODOS CONTROLADOS

Volviendo al micro chip identificativo, es necesario introducir la cara de la persona, su número identificativo de la Seguridad Social, huellas digitales, descripción física, historia familiar, profesión, dirección, información fiscal y antecedentes penales. Aquí merece la pena destacar que otro significado en griego para la palabra “marca” es charakter, que es una representación exacta grabada y el microchip llevaría una representación de ella, exacta, mediante la huella digital. Las insinuaciones de Sanders sobre la interpretación correcta de las palabras griegas “marca” y “666” encajaría con lo que sabe de su microchip de identificación.

Los periódicos norteamericanos mencionan con frecuencia la necesidad de un Programa de Salud Womb to Tomb (“desde la matriz a la tumba”) y de una identificación para toda la vida. Por otra parte, el presidente de los Estados Unidos, según la ley de extranjería de 1986, tiene potestad para proponer el tipo de identificación que considere pertinente, sea un tatuaje invisible o un microchip bajo la piel. Entonces, si la adopción de un microchip de identificación parece ser una opción más que posible, cabría suponer las intenciones de los “controladores”. Una vez que el microchip estuviera implantado, no se podría escapar de otros posibles efectos, bien sobre el comportamiento, la salud, etc.

 EL NUEVO SISTEMA MONETARIO

monedaHace unos años aparecía un folleto titulado El Nuevo Sistema Monetario que atribuía a fuentes de la revista alemana Die Botschaft Von Reich, del editorial Nothlingen, unos supuestos planes para disolver la ONU y sustituirla por una especie de Tribunal Mundial que controlara todo el patrimonio privado, además de los ahorros u depósitos bancarios. Una vez que se hubiera controlado el patrimonio mundial, se haría una distribución determinada de la riqueza por persona previamente identificada con un número, incluso se apuntaba que la existencia de ese fondo era ya una realidad y que estaba en espera de entrar en funcionamiento. El proyecto prevé la unificación de la iglesia y el Estado y establecer una única forma de religión que incluiría un mismo día de culto para todo el mundo. El plan prevé también las medidas a adoptar para controlar a los individuos que rechazaran este plan.

Si esta información pudiera probarse, el futuro que nos espera tiene muy poco de optimista. Para algunos, que la humanidad queda bajo la influencia de la bestia cumple perfectamente sus objetivos. Sin embargo la esperanza también se puede encontrar en el mencionado Apocalipsis de San Juan, en el capítulo 14:9-11: “Y el tercer ángel le siguió, diciendo en alta voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y toma la señal en su frente o en su mano, este también beberá del vino de la ira de Dios, el cual está echado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles, y delante del Cordero: Y el humo del tormento de ellos sube para siempre jamás. Y los que adoran a la bestia y a su imagen, no tienen reposo día ni noche, ni cualquiera que tomare la señal de su nombre”.

* Las citas bíblicas han sido tomadas de la antigua versión Reina Valera 1909

LEA LA BIBLIA – SÓLO JESUCRISTO PUEDE SALVARLE

CRISTO VIENE PRONTO … ¡PREPARATE!

869 Total de Visitas 2 Conectados Hoy

Entradas relacionadas:

Comenta aquí

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *