Juan Pablo II ¿un santo?

Karol Wojtyla modificó el derecho canónico en 2001, después de que en 1999 se presentó la denuncia en el Vaticano contra el cura pederasta.

2011-01-13•Tendencias

 La doble vida de Marcial Macial, fundador de los Legionarios de Cristo, debe ser un obstáculo para que Juan Pablo II llegue a los altares, porque mientras las víctimas de abuso sexual demandaban justicia, el entonces pontífice aprobó reformas canónicas para invalidar las denuncias contra el religioso.

La principal reforma fue realizada al delito grave de la “absolución del cómplice” (absolver el mismo sacerdote a la persona que dañó) a lo que recurría constantemente Maciel después de abusar de los seminaristas, “los confesaba y perdonaba, esto es una perversión de todos los valores religiosos” coincidieron el ex legionario José Barba y el ex sacerdote Albero Athié.

Este cambio canónico se realizó en 2001 por la Congregación para la Doctrina de la Fe; en el documento se establecen cuales son los delitos graves que sólo podrán ser analizados por esta congregación, después de que el 18 de febrero de 1999 presentaran la denuncia en el Vaticano contra Marcial Maciel por el delito de “absolución del cómplice” que, hasta ese momento, el responsable de practicarlo era suspendido del sacerdocio y excomulgado.

Nuevas reglas

Con la nueva reglamentación autorizada por Juan Pablo II, según consta en el texto y firmada por el entonces titular de la esa Congregación, el hoy papa Joseph Ratzinger, y el actual secretario de Estado, cardenal Tarciso Bertone, este delito grave ya no causa excomunión automática y además prescribe.

“… se extingue la acción penal sobre crímenes reservada a la Congregación para la Doctrina de la Fe por prescripción facultativa en diez años. Prescripción se contará con arreglo el universal y el common law; pero con un menor un crimen cometido por un clérigo después del día en que el niño ha convertido a 18 años de edad.”

Con estas modificaciones la denuncia presentada por los ex legionarios no procedería, porque los 10 años de plazo que se daba para presentarla habrían concluido.

Perversión

Al respecto, Alberto Athié, quien renunció al sacerdocio después de denunciar los abusos sexuales que cometió Maciel contra el ex rector de la Anáhuac Manuel Fernández Amenábar, afirmó que el fundador de la Legión “no sólo fue un pervertido sexual, sino alguien que deliberadamente pervirtió todos los valores propios sagrados y cristianos. Además, ocultó una conducta social perversa”.

También utilizaba la figura del papa Pío XII para forzar a que los niños lo masturbaran, porque les decía que éste le había dado la autorización de que lo hicieran para quitarle los dolores. Y después los escuchaba en confesión, los absolvía y mandaba comulgar.

Para José Barba, vocero de los ex legionarios denunciantes, los cambios del 2001 tuvieron que ser aprobados por Juan Pablo II porque modificarían normas establecidas por el entonces Santo Oficio en 1962.

Ambos cuestionaron la calidad moral de Benedicto XVI para santificar a su antecesor, porque era su responsabilidad informarle sobre las acusaciones presentadas contra Marcial Maciel y además tenía conocimiento de la denuncia por “absolución del cómplice”, porque ésta se presentó en la Congregación para la Doctrina de la Fe a su cargo en 1999 y aun así realizó los estudios y avaló las modificaciones canónicas.

México • Eugenia Jiménez

FUENTE http://impreso.milenio.com/node/8894407

891 Total de Visitas 1 Conectados Hoy

Comenta aquí

Comentarios

Deja un comentario