MARÍA, Madre de Dios?

En nuestros días es común escuchar esta aseveración, repetida por muchos pero incomprendida por todos, que dice: “María es la Madre de Dios”

Pero,

¿Ha meditado acaso en lo que realmente significa?

Hemos de ir a la Palabra de Dios, escrita en la Biblia, que es un martillo que quebranta la piedra, para terminar de una vez por todas con el mito y la falsa enseñanza que ha dañado profundamente al hombre sobre la tierra y que le ha impedido allegarse al Creador con confianza.

humanas y no según la Palabra de Dios). Durante toda su estadía terrena, María NO realizó ningún milagro ni concedió ninguna gracia a nadie, antes bien, la Escritura nos dice que ella amonestó diciendo: “Hagan todo lo que Jesús dijere” (Juan 2:5). Por lo que ni aún hoy en día puede ayudar o interceder. Está escrito que: “Hay un Dios, así mismo UN MEDIADOR entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (1ª de Timoteo 2:5). También Jesús advirtió : “Si algo pidieres EN MI NOMBRE, yo lo haré”(Juan 14:14), de manera que el camino correcto para recibir respuesta de parte de Dios es ir a Él por medio de Jesucristo, pidiéndole todo en el nombre de Jesús, NO de María.

 – Si Dios tiene madre, negamos la escritura que dice que EL ES el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el postrero, colocando a María, “La criatura”, por encima del Creador, bendito por los siglos (Apoc. 1.8, 11).

– Si Dios tiene madre, como natural consecuencia, ella le habría hecho a Él y a todas las cosas creadas sobre la faz de la tierra, ignorando la Palabra de Dios que asegura “POR EL fueron creadas todas las cosas que están en los cielos y en la tierra, visibles e invisibles” (incluyendo a María). Todo fue creado POR Él Y PARA EL (Colosenses 1:16).

– Si María es madre de Dios, necesariamente tendría que ser ella Diosa, tal y como palpamos en las cosas creadas: que la madre de un ave, es otra ave, por ejemplo; o que la madre de un león, tiene que ser una leona. ¿Podemos entonces afirmar que la Madre de Dios es una Diosa? La Biblia dice que NO. Dios es espíritu, y por lo mismo es un ser Omnisciente(todo lo sabe), Omnipotente (todo lo puede), Omnipresente (presente en todo lugar al mismo tiempo). María, criatura humana, creación de Dios, NO posee ninguno de estos atributos “exclusivos” de Dios, por lo que NO PUEDE conocer ni remediar las tribulaciones de los que le buscan y que se encuentran clamando a ella desde distintos sitios al mismo tiempo.

– Está escrito además, QUE DIOS ES UNO (Deut. 6:4 y 1ª Timoteo 2:5). No hay más fuera de Él, y su gloria no se la da A NADIE, ni nada hay a Él semejante (Isaías 46:9). De manera que aceptar a María como Diosa, y honrarla y servirla como tal, es una clara rebelión al mandamiento de Dios, que implica en sí misma el servicio a DOS DIOSES (María y Jesús). La escritura dice literalmente que María sería llamada “bienaventurada” (felicitada, en la versión católica) por todas las generaciones, pero DE NINGUNA MANERA honrada, venerada o servida.

– Si María es Madre de Dios. ¿por qué necesitaba personalmente un Salvador? ¿por qué necesitó ser salvada, alegrándose su espíritu EN DIOS SU SALVADOR? (Lucas 1.47). Esto necesariamente afirma que necesitaba recibir perdón, cumpliendo la palabra que dice “TODOS pecamos y fuimos destituidos del reino de DIOS” (romanos 3:23) y echando por tierra el antibíblico dogma de la Inmaculada Concepción, (que asegura que María nació libre aún del pecado original) establecido “tras supuesta revelación divina” por el papa Pío IX el 8 de diciembre de 1854 (y no antes) en su Bula Ineffafilis Deus.

– Se ha colocado a María madre, como Co-Redentora y Mediadora de todas las gracias argumentando que de su unión con Jesús recibió el derecho real de disponer de los tesoros del reino, sobornándole aún al mostrarle los pechos que le amamantaron (esto según doctrinas humanas y no según la Palabra de Dios). Durante toda su estadía terrena, María NO realizó ningún milagro ni concedió ninguna gracia a nadie, antes bien, la Escritura nos dice que ella amonestó diciendo: “Hagan todo lo que Jesús dijere” (Juan 2:5). Por lo que ni aún hoy en día puede ayudar o interceder. Está escrito que: “Hay un Dios, así mismo UN MEDIADOR entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (1ª de Timoteo 2:5). También Jesús advirtió : “Si algo pidieres EN MI NOMBRE, yo lo haré”(Juan 14:14), de manera que el camino correcto para recibir respuesta de parte de Dios es ir a Él por medio de Jesucristo, pidiéndole todo en el nombre de Jesús, NO de María.

– Finalmente,María reconoció haber recibido “de gracia” y no por méritos propios, la elección de Dios para ser el “instrumento” en sus manos; engrandeció al Señor por haber mirado la bajeza de su criada, y NUNCA demandó para sí misma, gloria alguna ni alabanza, porque ¿qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿de qué te glorías? (1ª corintios 4:7)

¡POR TANTO PONGA SU CONFIANZA EN DIOS!

“Mirad que ninguno os engañe por filosofías y vanas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los elementos del mundo, y no según Cristo: Porque EN EL habita toda la plenitud de la divinidad corporalmente: Y EN EL estáis cumplidos, el cual es la cabeza de todo principado y potestad” (Colosenses 2:8-10)

LEA LA BILIA

“Y conoceréis la verdad, y la verdad os libertará” (Juan 8:32)

766 Total de Visitas 1 Conectados Hoy

Entradas relacionadas:

Comenta aquí

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *