¿PORQUÉ CELEBRAMOS LA NAVIDAD?

Las costumbres  y celebraciones de esta temporada, regalos, fiestas, árboles y luces multicolores, brindis y reuniones familiares son el patrón de conducta general  en todos los sectores de la humanidad, en todos los pueblos de la tierra. ¿Por qué?…

 …¡POR IGNORANCIA!

Los hombres sobre la tierra tienden a adoptar tradiciones y festividades, como propias del pueblo en que viven, sin  conocer el origen de las mismas. Esto los lleva a caer en complicidad con el Reino de las Tinieblas, cuyo rey  es Satanás, el engañador y mentiroso, el enemigo del Dios Vivo y Verdadero.

Este es el caso de la Navidad. NO ES  UNA FIESTA CRISTIANA,  ni se honra en ella a Jesús, el Hijo de Dios, del Dios de la Biblia.

Los paganos, en la antigüedad, celebraron el 25 de diciembre durante muchos siglos, el nacimiento del dios sol, Mitra, conocido en la antigua Babilonia como Tamuz o Nimrod.   Era el solsticio de invierno, el día en que el sol descendía a su punto más bajo de intensidad y calor, para renacer con calor nuevo que habría de madurar los frutos de la tierra, por lo que los árboles se adornaban con cerezas rojas (que hoy han sido sustituidas por esferas brillantes) que simbolizaban al sol recién nacido.

Ese mismo día celebraban su cumpleaños otros dioses, como Osiris, Baco, Júpiter, Hércules, etc., por lo que a la época invernal se le conoció como “Navidad” (del latín “nativitas: nacimiento”). Cuando éstas celebraciones de invierno llegaron a la antigua Roma, se les conocieron como las “Saturnalias”, fiestas viles e inmorales en honor de Saturno, el “dios sol” romano. Comenzaban a la mitad del mes de diciembre, extendiéndose hasta el primero de enero, teniendo por características principales, las borracheras, comilonas, y libertinaje en general –al igual que las actuales “posadas”-.

¿CÓMO SE ADOPTÓ EL 25 DE DICIEMBRE COMO EL DÍA DEL NACIMIENTO DE JESÚS?

Al convertirse Roma en un imperio mundial de la antigüedad, ella asimiló dentro de su sistema a dioses y religiones de todos los países paganos sobre los que reinaba. Estos pueblos tuvieron un tronco común: Babilonia (cuna de todas las falsas religiones sobre la tierra), lugar desde donde la antigua humanidad fue dispersa, llevando a todas las naciones idolatría y engaño (Génesis 11:9). Cuando nació  el verdadero Salvador, Cristo Jesús, Roma dominaba sobre la tierra de Israel.

Los primeros cristianos, llenos del Espíritu Santo, barrieron con la idolatría del paganismo romano-babilónico, lo que trajo sobre ellos persecución despiadada.

En el siglo IV, el emperador de Roma, Constantino, profesó haberse convertido al cristianismo: cesó la  persecución, pero el paganismo logró mezclarse con el cristianismo, naciendo entonces  lo que ahora conocemos como la “Iglesia Católica Romana”. Ella fue la que “adoptó” las Navidades paganas, así como muchas otras tradiciones y celebraciones falsas, que nada tienen que ver con la Cristiandad.

Desde entonces, y hasta nuestros días, esta Iglesia Católica Romano-Babilónica ha falsificado  el cristianismo, presentando como tal, a una vil mezcla de paganismo y verdadera cristiandad.

Esto es la Navidad actual: PAGANISMO, mezclado con parte de verdad. Bíblicamente podemos afirmar que Jesús nunca celebró su cumpleaños ni ordenó que lo hiciéramos nosotros.

¿JESÚS NACIÓ EN INVIERNO?

La evidencia Bíblica nos dice que NO. La Virgen le envolvió en “pañales”, no en cobijas (Lucas 2:12), lo que hubiera sido indispensable para el recién nacido en invierno.

Los pastores velaban sus rebaños en el campo (Lucas 2:8), lo que no es costumbre hacer en Israel durante los crudos y lluviosos  inviernos. Al final del otoño, antes del 15 de noviembre, las ovejas se recogen de las montañas a los rediles, previniendo el mal tiempo que se avecina.

La prueba contundente de que Jesús no nació el 25 de diciembre la proporciona la relación con el nacimiento de Juan el Bautista, 6 meses mayor que Jesús.

Zacarías,  padre de Juan, sacerdote de la  casa de Abías, ministraba en el templo la octava semana del año “judío”. Esto quedaría ubicado la primer quincena de julio, por lo que Juan fue concebido al terminar su servicio. Seis meses después el ángel Gabriel anuncia a María la concepción de Jesús, diciéndole también que Elisabet su parienta tiene ya 6 meses de embarazo. Esto sucedió, por tanto, la segunda quincena del mes de enero. Nueve meses después, Jesús nació entre los hombres, “aproximadamente, en la segunda quincena del mes de octubre”. Lea por favor: 1ª. Crónicas 24:7-19, Lucas 1:23-24, Lucas 2:6-7.

No es el propósito de Dios que conozcamos “la fecha exacta” del nacimiento de Jesús para que hagamos fiesta y celebremos su cumpleaños!.

Su propósito es que conozcamos “a qué vino”, “ por qué nació”, y “qué beneficio obtenemos los hombres con ello”. Y todo esto lo podemos conocer con precisión y verdad,  ESCUDRIÑANDO LAS ESCRITURAS

ES TIEMPO DE ABANDONAR LAS DOCTRINAS BABILÓNICAS Y SUS CONCEPTOS, Y REGRESAR A LA BIBLIA Y A LA FE QUE UNA VEZ FUE DADA A LOS SANTOS

 “Mirad que ninguno os engañe por filosofías y vanas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los elementos del mundo, y no según Cristo” (Colosenses 2:8)

 “Este pueblo con los labios me honra, mas su corazón está lejos de mí. Y en vano me honran, enseñando como doctrinas mandamientos de hombres. Porque dejando el mandamiento de Dios, tenéis la tradición de los hombres” (Marcos 7:7)

 “ Y esto, conociendo el tiempo, que ya es hora de levantarnos del sueño… La noche ha pasado, y ha llegado el día: echemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de luz. Andemos como de día, honestamente: no en glotonerías y borracheras, no en lechos y disoluciones, no en pendencias y envidia: Mas vestíos del  Señor Jesucristo, y no hagáis caso de la carne en sus deseos” (Romanos 13:11-14).

LEA LA BIBLIA

“Y conoceréis la verdad, y la verdad os libertará” (S. Juan 8:32)

 

Bibliografía:

BABILONIA, MISTERIO RELIGIOSO. Antiguo y moderno, Ralph Woodrow.

A MI PUEBLO, Jacobo Gartenhaus.

BIBLIA REINA VALERA. Antigua Versión, 1602.

675 Total de Visitas 1 Conectados Hoy

Entradas relacionadas:

Comenta aquí

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *